1. ¿Cómo te imaginas el futuro?

Sabemos que todos tenemos una imagen distinta de como se vienen las cosas en los próximos años, por lo que hoy queremos recoger y visibilizar tu opinión!

0

Imagino un futuro donde todos estaremos contra reloj reparando el mundo

Avatar
Luis Carrasco

Me es difícil aceptar que esta generación de adultos será la cual dará todo lo posible por reparar el planeta; los que quieren hacer reales y drásticos cambios y que además tienen el poder para hacerlo son pocos, el resto o está consciente pero no quiere sacrificar lo que han ganado, o son temerosos de que los cambios que se tienen que hacer terminen debilitando los actuales sistemas políticos y económicos como una torre de Jenga. Y por último están quienes quieren agotar hasta su última chance para seguir creando ganancias a expensas del tiempo que nos queda para tomar verdaderas resoluciones.

Aquí donde entra nuestra generación, los actuales jóvenes que están trabajando para cambiar esta autodestructiva ruta que la sociedad ha estado siguiendo; gran parte estamos abocados a generar conciencia, crear presión política y social, y a cambiar nuestras conductas como consumidores. 

Y el tiempo avanzará, a tal punto en el cual —la generación de jóvenes +10 a treinta y tantos— tendremos que hacernos cargo de la sociedad, de sus instituciones y de todos los problemas que actualmente existen —asumiendo que la generación actual de líderes se haya jubilado— lo que de lleno ya es enfrentar a una institucionalidad rígida y que no es apta para responder a las necesidades que nuestra sociedad en constante evolución está enfrentando.

"Ya, ¿y dónde está la novedad?, siempre ha sido asi, los jovenes siempre reemplazan a los viejos en los cargos y se producen cambios progresivos en la sociedad", y tiene sentido este argumento; pero es acá donde presento mi hipótesis: el principal problema yace en el hecho de que los problemas climáticos y ambientales, sociales y humanitarios, políticos y de legitimidad, así como económicos, están creciendo ya no de una forma lineal, sino que de una forma exponencial; intrincadamente juntos, van facilitando su complejidad, lo que a la larga produce consecuencias —que pueden ser positivas o negativas—. 

Esta sinergia entre eventos y actividades produce una aceleración del crecimiento procesos que conllevan finalmente al aumento de la complejidades de los problemas, que siguen también la lógica de crecimiento exponencial. (considere como ha crecido desmedidamente y de forma acelerada la población mundial, las emisiones de gases de efecto invernadero, promedio de la temperatura global, número de desastres ambientales, producción de desechos y residuos, los niveles de desigualdad económica en función a la cantidad de población, etc). 

Todos estos problemas actualmente no han afectado directamente a la población mundial; sin embargo, y esta es la parte de esta hipótesis que no muchos tienen presente, es el hecho de que nuestra dependencia a los servicios que el medio ambiente es gigantesca: desde lo básico como agua para beber, donde se cultiva y cría nuestra comida, donde asentamos nuestras ciudades, que tan tolerantes son nuestras políticas ante los cambios drásticos. No valoramos realmente el costo de nuestro entorno y menos aun tenemos claro cómo avaluarlo (económicamente, paisajísticamente, espiritualmente, etc).

Se tiene previsto que si no realizamos cambios en la forma como la sociedad trata al mundo, a finales de este siglo el clima mundial cambiará de forma tan drástica que incluso la geografía del planeta cambiará: se ha estimado que para 2100 el aumento de los niveles del mar llevarán a que cerca de 2.3 billones de personas deberán migrar de zonas que quedarán bajo el agua, lo que equivale actualmente a un tercio de la población mundial actual. Se perderían además grandes zonas de tierra que son utilizadas para la producción de alimentos, zonas altamente pobladas que son centros administrativos de países, un imprecedente caos.

La actual juventud, que ha estado formándose, adquiriendo conocimiento y tomando conciencia de este potencial futuro, tendrá una ventana de tiempo de 20-50 años para como mínimo mitigar los efectos vienen. Tendremos que aprender y aceptar que el futuro es interdisciplinario, aprendiendo a escuchar y comunicarse con una gran variedad de áreas del conocimiento, saber y expresión humana, tendremos que saber como pedir la confianza de la población y trabajar en conjunto, además de educar y capacitar para que la toma de decisiones sea a nivel local y no central, conllevando a que toda la ciudadanía participe de forma activa en la formación de políticas locales y nacionales;  tendremos que reavaluar quienes somos como personas, como miembros de una comunidad y como especie; tendremos que flexibilizar todas las normativas y legislaciones para que estas sean capaces de responder de forma proactiva a cualquier problema que surja o esté creciendo; todo esto y más en lo que es una o dos generaciones de seres humanos.

Como humanidad, estamos dejando la etapa de "la calma antes de la tormenta" y estamos entrando en la zona de influencia del huracán.

Tenemos que ser inteligentes, aprender rápido y armarnos con todas las herramientas que actualmente existen.

Avatar
Descartar